Luis Echeverría, resultados positivos y luces en Quintana Roo

Desde el inicio de su período presidencial desplegó las acciones necesarias para la creación del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo en 1974

«Los hombres no deberían ser juzgados por una sola de sus obras, ni por una etapa especial de su vida. Deberían serlo por el conjunto de sus actos; por la suma y resta de cada uno de los días vividos con los resultados positivos y negativos alcanzados durante su existencia», escribió el Historiador de Quintana Roo, Francisco Bautista Pérez, en su libro Efemérides Quintanarroense, Tomo II. Y lo cito hoy, en ocasión del fallecimiento del expresidente de México (1970-1976) Luis Echeverría Álvarez, ocurrido en Ciudad de México, ayer viernes 8 de julio, a los 100 años de edad.

Como bien apunta Bautista (por cierto quien más investigó, escribió y divulgó la historia de Quintana Roo y fue un profundo conocedor de la obra de Echeverría en el estado), en lo que se refiere a esta entidad, los resultados de Echeverría son positivos.

Como todo ser humano, y más como hombre de poder que fue, en la actuación pública de Echeverría hay luces, sombras y matices. Pero sin duda en lo que concierne a nuestro estado son más las luces.

«Quintana Roo tiene desde hoy un gobierno propio», dijo el entonces presidente de la República en sesión solemne de la Primera Legislatura del Estado, el 5 de abril de 1975, cuando Jesús Martínez Ross asumió como el primer gobernador constitucional electo por los quintanarroenses. «A este Estado, que da gala al mar más hermoso del mundo, quiero desearle, en nombre del pueblo mexicano, el mejor de los éxitos», expresó Echeverría. Con ese discurso se inauguraba el autogobierno en Quintana Roo; se cumplía la aspiración de miles de quintanarroenses que durante varios años habían luchado para que el Territorio Federal reintegrado por el presidente Lázaro Cárdenas (16 de enero de 1935) se convirtiera en Estado Libre y Soberano, impulsados por la expresión en ese sentido del presidente Adolfo López Mateos (1959) y la declaración de Javier Rojo Gómez, quien al asumir como gobernador del Territorio en 1967 había manifestado su deseo de ser el último que ejerciera como tal, sin embargo falleció tres años después (31 de diciembre de 1970) y fue relevado por David Gustavo Gutiérrez Ruiz, quien efectivamente sería el último gobernador del Territorio y gobernador provisional del naciente Estado.

El camino hacia la conversión de Territorio a Estado lo había iniciado Echeverría prácticamente desde que arrancó su período presidencial, mediante la implementación de un programa de repoblamiento y de construcción de la infraestructura necesaria. El 2 de septiembre de 1974 envió al Congreso de la Unión una iniciativa de reformas al artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para que los Territorios Federales de Quintana Roo y Baja California Sur fueran elevados a la categoría de Estados Libres y Soberanos de la Federación. Tal iniciativa fue defendida en el Congreso de la Unión por el entonces diputado federal del Territorio, Jesús Martínez Ross el 12 de septiembre, el 3 de octubre fue aprobada y el 8 de octubre fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el decreto respectivo.

Así, pues, para Quintana Roo Luis Echeverría Álvarez fue hombre de resultados positivos, de luces.