La Última Palabra/ Transición ya no tan aterciopelada; ¿mensajes de Mara a CJ desde la tribuna?

Carlos Joaquín gobernó perdiendo elecciones; culpó de su incompetencia a huracanes y covid

La gobernadora Mara Lezama recibe un Quintana Roo con doce años de saqueo y endeudamiento de Félix González y Roberto Borge, además, seis años fallidos de Carlos Joaquín, quien gobernó perdiendo elecciones y culpando de su incompetencia a los huracanes y al covid.

Un sexenio de pretextos de CJ para no cumplir; premiado por un presidente pragmático, quien no escuchó a un pueblo altamente obradorista y que observa cómo se premia a un gobernador que mintió, robó y traicionó.

–“Crecimos enfrentando y superando crisis de todo tipo ¿verdad, señor (CJ) y ninguna nos venció? y ninguna nos vencerá”, afirmó la gobernadora en su discurso de toma de posesión, dirigiendo un posible mensaje velado al gobernador a su lado, que se va por la puerta trasera de la historia de Quintana Roo, “premiado” con la embajada en Canadá.

NINGÚN HURACAN ENFRENTÓ

En su sexenio, de los siete huracanes que azotaron a Quintana Roo, ninguno fue de alta peligrosidad. Va la lista:

  1. El huracán “Earl” del 6 de agosto de 2016, de 120 km/hr, entró debilitado por el sur del estado.
  2. “Franklin” el 8 de agosto de 2017, de 110 km/hr, tocó tierra por Tulum y parte del sur.
  3. “Harvey” del 19 de agosto de 2017, de 213 km/hr (el más fuerte), que entró por Xcalak, sin daños de nivel desastre.
  4. “Nate” de octubre de 2017, de 148 km/hr, entró por Cozumel.
  5. “Gamma” del 3 de octubre de 2020, de 120 km/hr, entró por Tulum, sin grandes afectaciones.
  6. “Delta” del 7 de octubre de 2020, de 166 km/hr, entró por Chemuyil, Solidaridad y Tulum y, por último,
  7. “Zeta” del 26 octubre de 2020, de 165 km/hr, que afectó el norte del estado.

A manera comparativa, el “Wilma” (2005) fue de 324 km/hr y el “Gilberto” (1988) de 298 km/hr. Ambos, superiores por 100 km/hr al más fuerte del sexenio que concluyó.

Soberana mentira, que los huracanes hayan impedido al gobierno de CJ dar los resultados que prometió y la gente esperó, como lo demuestra la anterior lista de huracanes y sus impactos.

LA CRISIS DEL COVID ALIMENTÓ LA CORRUPCIÓN

Soberana mentira también, culpar a la crisis sanitaria, ya que los recursos destinados a combatirla fueron utilizados de manera opaca, con evidente corrupción, a través del prestanombre, Jorge Luis Brizuela (a) “El venezolano” y su esposa Vanesa Lizeth Flores Vargas, a quienes se adjudicó de manera directa contratos por 425 millones de pesos, para renta de carpas.

El discurso de “víctima” que construyó CJ para su graciosa huida fue culpar a los huracanes y al covid, relato que cae por su propio peso.

El reto para la gobernadora Mara Lezama, más allá del pacto pragmático del presidente AMLO con el gobernador Carlos Joaquín, es cómo encaminar un gobierno de transformación, atada de manos, por el gran peso de la deuda, que además fue incrementada por el gobierno de CJ en 820 millones de pesos, y deja una deuda de corto plazo de entre 4 mil y ocho mil millones de pesos.

LA DEUDA NO ESTÁ EN LAS CALLES
“Se que el desafío es muy difícil. Los recursos son limitados y el estado, lo sabemos desde hace años atrás, adquirió deuda de manera IRRESPONSABLE… LO SABEMOS, CLARO QUE LO SABEMOS, PORQUE está en los números y en los bancos… aparece en nuestras cuentas…” pero no se ve en las calles, resaltó, no sabemos en qué se invirtió tanta deuda.

SEFIPLAN: ¿DE CUÁNTO ES LA DEUDA?

El titular de Sefiplan, Eugenio Segura Vázquez, por cierto, tendrá que informar a cuánto asciende la deuda, de largo y corto plazos, que recibe de la administración anterior.

¿Será momento de dar vuelta a la página? ¿prevalecerá la impunidad, como en la peor época del PRI? ¿Borrón y cuenta nueva? Usted tiene la última palabra.