La Última Palabra/ Sombrío 83 aniversario del PAN. Alcanzó la Presidencia y llegó a gobernar 12 estados; hoy apenas cuatro

En Quintana Roo pasó desapercibido, en medio de una crisis moral por la traición de Carlos Joaquín y cuatro derrotas sucesivas

En medio de una severa crisis interna y la debacle de la coalición Va por México, el Partido Acción Nacional (PAN) vivió uno de sus aniversarios más silenciosos este 16 de septiembre.

Un aniversario sombrío, el número 83, en medio de una crisis moral, por la traición de Carlos Joaquín, quien a escasos días de dejar la gubernatura se deslindó del partido que lo llevó al poder, tras sufrir sucesivas derrotas en 2018, 2019, 2021 y 2022.

En el estado tiene sólo una diputación plurinominal y dos presidencias municipales.

A nivel nacional se anunciaron modestas actividades conmemorativas, entre el 16 y 25 de septiembre y, en Quintana Roo, prácticamente pasó desapercibido, después de la aplastante derrota que lo sacó del Palacio de Gobierno, con un gobernador que a escasos días de dejar el gobierno se quitó la camisa azul y se puso la del partido que lo derrotó.

FUNDADO POR MANUEL GÓMEZ MORÍN

Nació en 1939, pocos meses después de la expropiación petrolera y en respuesta a esta iniciativa del presidente Lázaro Cárdenas, surgió con un perfil demócrata cristiano, de abierta oposición al poder posrevolucionario encarnado en el entonces Partido de la Revolución Mexicana (PRM).

El PAN ha sido históricamente el principal partido de oposición en México; muchos años fue el único reconocido; al inicio su presencia fue testimonial y doctrinaria, más que buscar el poder, en un sistema unipartidista y presidencialista que predominó muchos años.

Fue el primer partido en ganar una gubernatura, la de Baja California en 1989, siendo su máximo histórico doce estados gobernados hasta antes de 2018.

Actualmente gobierna en cuatro estados: Chihuahua, Guanajuato, Querétaro y Yucatán, más dos en coalición con el PRI y PRD: Aguascalientes y Durango.

Después de haber ganado la Presidencia del país en las elecciones de 2000 y 2006, hoy sigue siendo la segunda fuerza a nivel nacional, aunque padece una de las crisis internas más severas, derivada de la aplastante derrota ante Morena en 2018, de la cual no logra reponerse.