La Última Palabra/ Recursos públicos a promoción turística, con tufo a corrupción y arrogancia

Quién marca el rumbo: ¿Almaguer o el Nuevo Acuerdo para el Bienestar? El modelo turístico de Quintana Roo es depredador del medio ambiente, paga salarios de hambre y genera cinturones de miseria

Los recursos para promoción turística originalmente fueron creados para destinos jóvenes; polos en desarrollo cuyo crecimiento se respalda con recursos públicos. Cancún y la Riviera Maya son destinos ya maduros.

Cancún nació como centro integralmente planeado por Fonatur hace medio siglo, con gran éxito; su nacimiento contempló un plan de promoción con recursos fiscales, pero pronto se convirtió en botín.

CANCÚN Y LA RIVIERA, POLOS EXITOSOS Y CONSOLIDADOS

Unas veinte familias españolas controlan más del 70 por ciento de esta economía, tan próspera como generadora de pobreza.

Una industria con nula responsabilidad social; meramente extractiva; depredadora del medio ambiente, con salarios de hambre; zonas hoteleras rodeadas de cinturones de miseria.

El manejo de esos millonarios recursos fue degenerando hasta crear una casta de burócratas -servidores públicos y dirigentes empresariales-, que los ha usufructuado, junto con los gobernadores en turno, para quienes ha representado una “caja chica”.

La transparencia siempre les ha dado asco; cuando se les pide rendir cuentas, Almaguer amenaza: “…con todo gusto, nuestro equipo jurídico ‘apoya´ (sic) para aclarar el tema llegando a las últimas consecuencias”.

“NO SE PUEDEN LOS TOCAR RECURSOS PARA PROMOCIÓN”

Almaguer dejó deuda de unos 600 millones de pesos, de los cuales no hay rastro claro, y sí, sobradas dudas de que son empresas fantasma o factureras. Hace unas semanas dijeron que deberá convertirse en deuda pública; así, de un plumazo, como siempre.

También se sabe que las empresas proveedoras del CPTQ son unas pocas y relacionadas, precisamente, con esa casta burocrática de funcionarios y dirigentes empresariales exquisitos, que viven viajando de feria en feria turística internacional. ¡Tufo a corrupción de cuello blanco!

Ahora gritan al cielo ante un posible recorte: “¡No se pueden tocar los recursos para promoción!”. ¡Escándalo!

Si son amigos de la gobernadora Mara Lezama, como dicen serlo, los empresarios y sus dirigentes deberían, cuando menos, poner en la mesa de análisis esos recursos, que ya no se justifican para Cancún y la Riviera Maya, destinos maduros y consolidados.

Deberían apoyar a un gobierno que ganó las elecciones y busca, con el presidente Andrés Manuel López Obrador, transformar una industria que hoy genera pobreza, en otra que genere riqueza compartida.

LA MISMA PROMOCIÓN PARA UN MODELO AGOTADO

Los problemas estructurales de la industria del turismo, lo que se conoce como “modelo agotado”, no aparece en las palabras de dirigentes hoteleros, que son los mismos de siempre; quieren seguir sangrando recursos públicos al servicio de una industria sin responsabilidad social.

LA ARROGANCIA DE ALMAGUER

Con tono prepotente que lo caracteriza, el Almaguer de siempre retó a la XVII Legislatura: “…si les preocupan los campesinos, una sola cadena hotelera podría apoyar la agricultura…”, sin embargo, no pueden pagar su propia promoción; es más, ni siquiera pagan bien a sus propios trabajadores. ¡Tufo a arrogancia!

“Modulen sus propuestas; piensen en el turismo”, advirtió.

Son el motor turístico de México, pero sólo aportan 1.3 por ciento al PIB nacional, según Inegi. Pagan apenas a 47 pesos la hora laboral.

Ya basta de seguir destinando recursos a un “modelo agotado” de promoción turística; no se puede seguir haciendo lo mismo, para alcanzar los resultados de siempre: pobreza, malos salarios, depredación ambiental, evasión de impuestos y fuga de capitales sin pasar por el SAT. Y todavía quieren se les pague su promoción.

Llegó la hora de hacer una revisión a fondo de esta acción inmoral de destinar recursos públicos a mega empresas privadas del turismo.

NUEVO ACUERDO DEL BIENESTAR Y AGENDA LEGISLATIVA

Quién va a marcar el rumbo ¿Almaguer, o el Nuevo Acuerdo para el Bienestar y la Agenda Legislativa 2022-2024? Somos testigo de la disputa por Quintana Roo, sin duda.

El turismo que representa Almaguer está agotado y requiere una revisión, aunque de este tema no habla. Él quiere seguir haciendo lo mismo de siempre y continuar con su eterna arrogancia: el viejo Cancún.

El Nuevo Acuerdo para el Bienestar y el Desarrollo deberá contemplar el plan para empezar a revertirlo, lo mismo que la Agenda Legislativa 2022-2024.

No es suficiente recortar, desaparecer o reorientar la promoción turística; es sólo la punta del iceberg. Al toro por los cuernos, para sentar las bases de la transformación turística de Quintana Roo.

Cuando deberían estar construyendo respuestas al modelo agotado, los empresarios sólo se limitan a seguir pidiendo dinero del pueblo para promocionar sus empresas que no pagan impuestos y tienen a sus trabajadores en pobreza laboral. Daremos seguimiento, mientras, usted tiene la última palabra.