La Última Palabra/ Otro daño oculto: Carlos Joaquín acabó con la reserva costera de Quintana Roo. Enajenó 152.8 hectáreas a precio de ganga

Coronó una larga cadena de saqueos, cada vez mayores, desde 1974

Otro “daño” oculto del gobierno del cambio: Carlos Joaquín se acabó la reserva costera de Quintana Roo, al enajenar las últimas 152.8 hectáreas de terrenos con mar Caribe, por 885 millones de pesos.

El patrimonio total de reserva de terrenos del Estado es de 112 mil hectáreas, de las cuales ya no existen tierras costeras. Las pocas que prevalecen son manglares y reservas, es decir, densidad cero.

Aunque los rumores vienen desde antes, el dato oficial lo dio a conocer el encargado de la Dirección de la Agepro, José Alberto Alonso Ovando, al comparecer en el Congreso.

INFORMACIÓN OCULTA

Tema tan importante y la sociedad no fue informada, ni en los informes de gobierno. Y la información no está disponible al público, como obliga la ley.

Alonso Ovando, quien actúa con dos jefes, soltó esta importante información, de que Quintana Roo ya no tiene reservas territoriales con vista al mar.

Se vendieron a escondidas 160 hectáreas privilegiadas de costa en Tulum y Benito Juárez, patrimonio de los quintanarroenses.

En estas transacciones se abre la eterna sospecha de que mucho más se paga “por fuera” que el ingreso a las arcas. Esta es una información muy relevante, cuyas decisiones se toman en lo oscurito, como si fueran tierras suyas, despojando al estado de un bien público estratégico.

LAS MAFIAS DEL DESPOJO

Así operan las mafias del despojo desde el interior del propio gobierno. Quintana Roo, saqueado una y otra vez; ahora, por quien llegó al poder para aplicar “el que la hace la paga”.

Tampoco habrá consecuencias jurídicas, legales, políticas. Todo cabe en la “transición tersa” que decretó AMLO, en pago por haberle entregado Quintana Roo, quietecito y «copelando».

SE BURLA AMLO DE QUINTANARROENSES

Es una burla para muchos quintanarroenses las palabras de AMLO de que Carlos Joaquín ha hecho un gran trabajo, es “hombre bueno”, se ha portado muy bien.

En lugar de la embajada en Canadá, merece juicio político, que rinda cuentas de todo ese dinero “de libre disposición”. La frase preferida de CJ: “de libre disposición”, música para tus oídos.

Ya mañana todo se olvida; aún no salimos del shock de que vendieron 152.8 hectáreas en 885 millones de pesos, además de los 820 millones de la deuda pública que adquirió: ¡820mdp!

Carlos Joaquín, finalmente, coronó una larga cadena de saqueos, cada vez mayores, desde 1974 con el nacimiento del Estado Libre y Soberano.

Veían el pastel y se iban sirviendo en cada sexenio, hasta que se acabaron las reservas costeras públicas del Estado.

«NO NECESITO ROBAR, NACÍ RICO»

Alguna vez CJ confesó que él no necesitaba robar porque desde que nació es rico y tiene mucho dinero. A lo mejor por eso su saqueo está resultando, conforme salen los cadáveres del closet, en un saqueo de alto nivel, desde la cúpula gubernamental, durante la peor crisis de Quintana Roo.

Ah qué Andrés Manuel: tanto que lo quiere el pueblo de Quintana Roo; no se merece ese trato.