La resaca saca/ Morena Frankestein II

Lo penoso es que también varias mujeres y hombres “puristas” de Morena carecen de experiencia, de formación y de valores éticos, por lo que ante el poder y el dinero se transforman en mucho peores que los políticos tradicionales. Ahí están como ejemplos las alcaldesas de Felipe Carrillo Puerto y Othón P. Blanco, las cuñadas María Hernández y Yensunni Martínez

MORENA, EL partido fundado por Andrés Manuel López Obrador con la pretensión que fuera un movimiento permanente, que además de permitirle competir por la presidencia de México, luego de que el PRD en manos de los Chuchos, Jesús Ortega y Jesús Zambrano le dio la espalda, también apuntalara una verdadera transformación del país, se ha degradado de manera acelerada y sus bases tienen muy poco protagonismo.  

El primero de julio de 2018, Andrés Manuel López Obrador llegó al poder con MORENA cuando finalmente el pueblo dijo ¡ya basta! a las minorías rapaces, cuya corrupción alcanzó con Enrique Peña Nieto niveles imposibles de ocultar y de controlar por la irrupción de las redes sociales . Los escándalos y abusos de los poderosos fueron evidenciados hasta el escarnio.  

Heredero de la justicia social y las causas populares que enarbolaba el PRI antes de la tecnocracia y el neoliberalismo, Andrés Manuel López Obrador se impuso en la contienda electoral  con un fuerte apoyo de las mayorías. Su gobierno no ha sido de izquierda, más bien ha pretendido mitigar el capitalismo salvaje e inhumano en el que cayó el neoliberalismo económico, que fabricó pobres a granel y propició la concentración de la riqueza en muy pocas manos.  

Hoy, en julio de 2022, la popularidad  y el apoyo que tiene López Obrador lejos de menguar se ha incrementado. De eso se cuelgan muchos personajes impresentables que se han sumado a MORENA, el partido de AMLO, aunque carecen de los principios éticos y morales del fundador.

Mujeres y hombres que se enriquecieron de mala manera en otros partidos, por codicia y sin rubor se montaron en el tren del nuevo poderoso de Quintanas Roo, el dúo Verde/MORENA.  Lo penoso es que también varias mujeres y hombres “puristas” de MORENA carecen de experiencia, de formación y de valores éticos, por lo que ante el poder y el dinero se transforman en mucho peores que los políticos tradicionales.

Ahí están  como ejemplos las alcaldesas de Felipe Carrillo Puerto, María Hernández, y su cuñada Yensunni Martínez, de Othón P. Blanco. La prepotencia, ineficiencia, y los abusos. El ejercicio grotesco del poder.

Más allá de clasismos, una  macuarrocracia. Prácticamente todos los poderosos de Morena Quintana Roo son la herencia que ha legado al estado Rafael Marín Mollinedo y sus filias y sus pasiones.

López Obrador ya está en la recta final de su gobierno y se irá definitivamente del poder en 2024. MORENA sin AMLO definitivamente no será lo mismo y todas sus carencias, vicios y miserias estarán expuestas, sin la mampara de cariño al caudillo, que lo oculta todo.

La realidad, los hechos, el comportamiento de cada presidente municipal, diputado local, regidor, funcionario federal, estatal o de algún ayuntamiento emanado de MORENA, dicen de manera inobjetable lo que son. Por mencionar dos ejemplos ahí esta el municipio Solidaridad que gobernó Laura Beristaín con singular voracidad y Benito Juárez que gobernó Mara Lezama un periodo completo y algunos meses de un segundo periodo, para dejarlo en manos del Partido Verde con niveles alarmantes de violencia, inseguridad, deterioro de los servicios públicos fundamentales y pobreza, mucha pobreza. La 4T nunca se hizo presente.

Si miramos actitudes, comportamiento, modo de vida de morenistas 
empoderados, su inocultable riqueza hace que parezca un chiste el grito desaforado de López Obrador “No puede haber gobierno rico con un pueblo pobre”. Lo lamentamos, ilustre señor presidente, ¡sí lo hay!

El hecho que usted, señor presidente, no quiera ver la corrupción y los abusos en los gobiernos emanados de su partido, no significa que no existan. Ojalá algún día vea y entonces su fantasiosa cuarta transformación quizás camine hacia la realidad y la transforme más allá de los programas sociales de los que usted se ha ocupado personalmente para que lleguen a los beneficiarios, para provecho electoral de su partido y sus aliados. Su proyecto de crear un movimiento permanente descarriló. MORENA no es más que otro partido, con gente ambiciosa, sin ideales, sin los valores éticos que se requieren para que la 4T sea realidad en los gobiernos locales, en organismos autónomos, en las legislaturas y el Poder Judicial.

Señor presidente, su partido se ha convertido en otro Frankestein.