La cargada de los búfalos/ Son muchos los arrimados, pero pocos serán los elegidos

Qué lejos están los políticos del Sur de sus padres y sus abuelos que lucharon por su territorio y el autogobierno! Incapaces de luchar por una causa solo buscan su acomodo personal y familiar. Un hueso, una chamba, una cuota de poder…

 

 
EN LOS TIEMPOS ACTUALES LA INFORMACIÓN FLUYE MUY RÁPIDO Y SIN RIGOR PROFESIONAL MUCHAS VECES, ESO HACE NECESARIO que la ciudadanía analice los hechos, las acciones, actitudes, comportamiento y formación de los candidatos a la Gubernatura y a las Diputaciones locales.

El voto es libre y secreto, nadie puede ni debe presionar a una persona a votar por algún candidato(a) con dádivas o amenazas de perder el empleo, porque eso es delito grave y puede y debe denunciarse. El mismo presidente López Obrador lo expresó de manera clara: se vota por tres cosas: se vota por el candidato, por el partido y por sus propuestas. Los hechos dicen quien es cada quien.

Los políticos del Sur de Quintana Roo perdieron peso político desde el arribo del cozumeleño Félix González Canto a la gubernatura elegido paradójicamente como su sucesor por el inefable chetumaleño Joaquín Hendricks, ya que no tenía un presidente de la república del PRI, sino al panista Vicente Fox, lo cual le dio absoluta libertad para manejar su sucesión.

Félix González saqueó y endeudó Quintana Roo, pero además heredó como su sucesor al también cozumeleño Roberto Borge, hoy preso por sus excesos y los de su mentor. Roberto Borge siguió la obra de quitarle poder a los políticos del Sur a la par que empobreció a la población. No pudo dejar sucesor, su mentor Félix González negoció con el Niño Verde Jorge Emilio González para que apoyara ante Enrique Peña Nieto a su dilecto amigo Mauricio Góngora, quien al final perdió la gubernatura ante Carlos Joaquín cobijado por el PAN y el PRD. El voto del Sur lo hizo ganar, pero una vez en el poder pareció olvidarlo.

Chetumal, la capital del Estado, vive en una crisis económica agravada por la enorme cantidad de foráneos en la administración pública, que además, tristemente solo se sirven del poder. A

A eso hay que sumarle que las delegaciones federales tienen mandos medios y superiores también foráneos que si bien nos va, llegan a Chetumal los martes y retornan a la Ciudad de México los viernes. El centralismo absurdo de la cuatro T ha sido nefasto para la capital quintanarroense.

Ahora los políticos del Sur, en tropel, están en la cargada de los búfalos y hacen hasta lo indecible por visibilizarse ante Mara Lezama, la candidata del Verde-MORENA-PT-FxM para engrosar las filas de la 4T, aunque representen todo lo contrario a los ideales del presidente Andrés Manuel López Obrador. Con Mara Lezama y el Niño Verde están los ex gobernadores Mario Villanueva, Joaquín Hendricks, aunque su hja es la candidata del PRI a la gubernatura, Félix González, Roberto Borge, Carlos Joaquín y varios de sus operadores.

Como en los tiempos del PRI unipartidista que simulaba todo y en su interior cabían todos, no hay ideologías ni ideales. Ni de los que se suman, ni de los que los aceptan.

¡Qué lejos están los políticos del Sur de sus padres y sus abuelos que lucharon por su territorio y el autogobierno! Incapaces de luchar por una causa solo buscan su acomodo personal y familiar. Un hueso, una chamba, una cuota de poder.

No es por incomodarles, pero será muy difícil, en caso de que gane Mara Lezama, que cumpla sus promesas de hueso, chamba, cuota de poder, porque la cola de panistas, priistas, perredistas, verdes, petistas, etcétera, es muy larga y es previsible el choque de ambiciones. Son muchos los arrimados y pocos serán los elegidos. Al tiempo.