Comentarios… SIN/ Se terminó el experimento de Iguanas de Cancún FC en el Apertura 2022

Antonio López Zambada, de Cancún, anotó el único gol de su equipo en su debut en la Liga de Expansión

CANCUN.- Qué vergüenza para un equipo que se hace llamar profesional del balompié mexicano, que termina el torneo Apertura 2022 de la Liga de Plata, Expansión, Primera A o como usted guste llamarla con 11 partidos sin ganar, 8 miserables goles anotados, 22 goles recibidos,14 puntos, penúltimo lugar general gracias a Pumas Tabasco, que sólo contabilizó 10 unidades.

Desde que se estacionaron en el estadio Andrés Quintana Roo gratis, sin pagar impuestos de ninguna clase, gracias al irresponsable «gobierno del cambio» y del municipio Benito Juárez.

Sin afición, sin respetar los colores de Cancún, el equipo Iguanas decepcionó a la escasa afición que fue fiel hasta el último segundo del partido ante Alteños de Tepatitlán.

Lo único rescatable de los 17 juegos fue el jugador quintanarroense nacido en Cancún Antonio López Zambada, quien debutó; entró en el segundo tiempo y 21 minutos después anotó el gol de Iguanas. Para vergüenza de los extranjeros que se fueron en blanco.

Antonio López, ex de Cafecito FC, Inter Playa del Carmen, e integrante de las Iguanitas FC, se despachó un triplete el sábado pasado frente a Club de Ciervos en la victoria 6 a 1 a domicilio.

Falta ver que los Vela Garrido y directiva le hagan un reconocimiento, como le hicieron a Christo Alejandro Vela Alatorre, nacido en Tlaquepaque, Jalisco.

Al dueño del equipo nunca se le vio en el estadio, los directivos Giovanni Solazzi y Alejandro Vela Garrido tienen que presentar su renuncia por el pésimo trabajo realizado.

Del técnico vasco Iñigo Idiákez Barkaiztegi qué se puede decir: no convenció, aguantó todas las críticas y quizás en estos momentos estará lamentando el fracaso.

Pero no es el único que fracasó en el fútbol quintanarroense; lo acompañan Florencio Gutiérrez Guigui, Carlos Bracamontes, Víctor Piña y Selin Hadad. La afición está a la espera de que se fajen los pantalones, den la cara y salgan a pedir disculpas por el fracaso.

Florencio y Bracamontes en tantas conferencias de prensa de antes de cada juego jamás se han disculpado con la afición playense por los fracasos continuos al frente del Inter. Su ego y orgullo no se lo permiten.

Giovanni Solazzi y Alejandro Vela Garrido, por los toloques caribeños, tienen la palabra antes de que se oculten entre las piedras.