Comentarios… SIN/ Inter Playa del Carmen vs Deportiva Venados en octavos de final de la TDP

Hay rivalidad de 40 años entre equipos quintanarroenses y yucatecos

CHETUMAL.- El pelotón que comanda Alejandro Jácome, único equipo que sobrevive en el fútbol profesional de Quintana Roo, enfrenta en el partido de ida a un rival viejo conocido: Deportiva Venados, que terminó líder en el grupo Uno con 55 puntos e invicto con 52 goles anotados y 11 recibidos, que lo ubicaron en la segunda mejor defensiva de la TDP, sólo superado por el Club Deportivo Muxes, que recibió 4.

Ambos equipos llegan a la instancia de octavos de final al dejar en el camino a Tigres de Yautepec y Álamos, respectivamente, jugando en casa el partido de ida.

En el calendario regular del torneo 2021-2022 en la jornada de apertura los astados ganaron en el estadio Alonso Diego Molina 3 a 1 y en la segunda vuelta empataron a un gol, ganando el punto extra los playenses.

La rivalidad en el circuito menor de ascenso entre equipos de la península de Yucatán es añeja, desde 1982, cuando el fútbol profesional llegó a Quintana Roo y participaban, entre otros equipos, Arroceros de Chetumal, Leones del IMSS. Aguiluchos del Grupo Yucatán y Tiburones de Progreso.

Desde hace 40 años que se viene repartiendo leña a diestra y siniestra. El miércoles 4 de mayo no será la excepción; se darán con todo para sacar ventaja en el partido de ida para definir todo en Temanché, Yucatán, el sábado por la tarde.

Gracias al hermanito menor continúa con vida Don Vito Corleone, y mascotas se suben al barco de la TDP para mitigar el dolor del fracaso en la Liga Premier.

Y como sucedió en temporadas anteriores, Carlos Bracamontes ya soltó el borrego que la directiva que preside la presidente municipal Roxana Lili Campos está contenta con su trabajo (fracaso) y es posible que siga al frente del equipo.

Ya que toqué el tema del Inter Playa del Carmen, eliminado de la Liga Premier, un plantel tan malo no se podía salvar en el último minuto, una vergüenza para todos.

En fin, no faltará dinero público para continuar contratando 2 o 3 petardos de los que se acostumbra últimamente; la prueba está en el colombiano Arlen Manuel Salas Cáceres con apenas 308 minutos jugados de 2,160 y el pocho (USA) Erwing Arriaga Ibarra con 20 minutos (protegido de Carlos Bracamontes) por los melones verdes que envía papi.

Ayer por la tarde empezaron los despidos, los primeros fueron los quintanarroenses que nunca recibieron una oportunidad, pero sirve para teber a alguien a quien culpar por el tercer fracaso consecutivo de Bracamontes y segundo en fila de Amador Gutiérrez Guigui, quien llegó como vicepresidente para cambiar los malos hábitos, pero todo siguió igual y de seguro será la misma tónica en la próxima temporada.