La Última Palabra/ Sexto informe, colofón de la traición de CJ. Último acto del cambio que no se cumplió

Quintana Roo queda peor que hace seis años

El sexto informe será el último acto del cambio que no se cumplió. El fracaso del gobierno PAN-PRD que traicionó al pueblo.

Carlos Joaquín triunfó con la votación más alta en la histórica de Quintana Roo, 55% de los electores, alcanzando el 45% de los votos, mientras su contrincante del PRI-PVEM logró 36%. Fue una victoria con tintes épicos.

COMPLICIDAD DEL VERDE CON “PAQUETE DE IMPUNIDAD”

En el documento titulado “Crónica de una victoria”, se acredita la desesperación de los perdedores, cuyos diputados del PRI-PVEM-NA, se reunieron en lo oscurito, en un exclusivo resort de la zona hotelera de Cancún para aprobar cuentas públicas, iniciativas y normas, para blindar al gobierno de Borge-Félix.

Ahí aprobaron en comisiones, en tres horas y sin observaciones, 31 cuentas públicas, pero el pueblo, entregado a la figura del cambio, tomó el Congreso para impedir la consumación del “paquete de impunidad”, en un movimiento ciudadano inédito en el tranquilo Chetumal de entonces. Hasta la misma PGR presentó ante la SCJN una acción de inconstitucionalidad contra aquellos acuerdos.

SALUD, BECAS A JÓVENES, VIVIENDA RURAL, APOYO AL SUR, A MICRO EMPRESAS Y MUJERES EMPRENDEDORAS; NADA SE CUMPLIÓ

En dicho documento, Carlos Joaquín prometió, además de combatir la corrupción, emprender acciones para mejorar la educación y la salud, lo cual no cumplió. Recibió estos dos sectores en mal estado y los está dejando peor. La corrupción en salud y en el manejo de recursos en la pandemia covid19 será recordada por la historia.

También prometió becas a los jóvenes de preparatoria y nivel superior, así como apoyos a mujeres emprendedoras, lo cual no sucedió.

Reconoció que “el sur de Quintana Roo está abandonado, así como su gente; no hay actividades turísticas, apícolas ni agrícolas, cuando hay todo para generar desarrollo y oportunidades para todos”: nada hizo.

Reconoció que los trabajadores del turismo en Quintana Roo “trabajan mucho y ganan poco”. Carlos Joaquín deja condiciones laborales peor que al inicio de su gobierno; nunca reconoció que el modelo neoliberal del turismo está agotado.

CORRUPCIÓN EN PROMOCIÓN TURÍSTICA

Se comprometió a “promover la transparencia, combatir la corrupción en el manejo discrecional del Fideicomiso de Promoción Turística”, pero está dejando una deuda de unos 500 millones de pesos, sólo en este rubro, que será convertida en deuda pública, según Artemio Santos, quien como integrante del equipo de transición de Mara Lezama ya está tomando decisiones que corresponden a la gobernadora electa y al Congreso.

Carlos Joaquín mantuvo el manejo opaco de los grandes recursos para promoción turística en las mismas manos de siempre, en el mismo grupito de empresas proveedoras, sólo agregando las de su familia. ¿No es así, Darío Flota, Sergio González Rubiera?

¿DE QUÉ INFORMARÁ HOY CARLOS JOAQUÍN?

Hoy, Carlos Joaquín rinde su sexto informe, será el colofón del fracaso, un intento épico por maquillar cifras y presentar sus “otros datos”.

La sociedad quintanarroense está dolida; es la burla de un gobernante que no hizo su trabajo y que se va por la puerta trasera de la historia.

¿Y LA CHEYYENE, APÁ?

En el documento en mención, hay una foto de Carlos Joaquín con uno de sus hijos, de espalda ambos, mirando a la mar turquesa, en algún punto de la zona hotelera en la que se refugió durante su sexenio.

Nos recordó aquel spot comercial de una marca de autos, en donde el papá le dice al hijo: “Mira hijo, algún día todo Quintana Roo será tuyo” a lo que el hijo responde: “Y la Cheyenne, apá?”. Usted tiene la última palabra.