Comentarios… SIN/ Tómala, papá: ganó Cafetaleros, 4-3. Segunda derrota consecutiva del Inter Playa del Carmen

Se terminó la racha patito del equipo local. Para que la cuña apriete, doblete del colombiano Klinsman Calderón sepultó a su exequipo

PLAYA DEL CARMEN.- Con un vestidor roto que se nota en el terreno de juego, donde la falta de compañerismo sale a flote al no luchar parejo, con jugadores foráneos recién llegados que no sienten los colores del equipo, con el técnico Carlos Bracamontes que perdió la brújula y trajo refuerzos fracasados de otros equipos y dejó sin oportunidad a jugadoras con arraigo en el conjunto o quintanarroenses, y con un mandamás como Don Vito Corleone, es normal que Inter Playa del Carmen se encamine a una crisis. Cafetaleros fue a ganarle en su propia casa.

Muy temprano Cafetaleros se fue arriba en el marcador cuando el delantero aromático Luis Alonso remató sobre la raya de meta para el 1 a 0, a penas al minuto 2. Cinco minutos después José Sánchez empató el marcador.

Doblete del colombiano Klinsman Calderón a los 40 y 46 minutos dejó los cartones 3 a 1 para Cafetaleros. Con los cuatro puntos en la bolsa, José Guillén a los 72 hizo el cuarto gol visitante.

El técnico Miguel Casanova, de Cafetaleros, hizo cambios que modificaron el accionar de su equipo, lo cual aprovechó Inter Playa del Carmen para acercarse en el marcador. Diego Volanta hizo el 4 a 2 y a los 90+1 Luis Torres anotó el tercer gol para hacer más digna la derrota del equipo local.

De entrada, Carlos Bracamontes dejó al quintanarroense Eddie Pérez en la banca, a pesar de que le había dado resultados, y se la jugó con César Landa, quizás por su experiencia de haber militado en el equipo Cancún FC. Caro pagó su error, fue un fracaso.

Con el resultado el Internacional de Playa del Carmen cayó al décimo tercer lugar en la tabla general con siete unidades.

En el grupo tres está en sexto lugar.

Cafetaleros llegó a 10 punto en el grupo tres y es sexto en la tabla general.

La racha patito del equipo llegó a su fin, los jilgueros lloraron y patalearon pero el famoso récord nunca fue reconocido por la liga, como el de los Alacranes de Durango, de más de 29 juegos sin perder de local en el rol regular y liguillas.