En la recta final de la campaña por la gubernatura dos aspirantes siguen compitiendo al tú por tú

Es útil para la democracia que haya competencia real, que dos o más contendientes realmente compitan con posibilidades de triunfo

EN LA RECTA FINAL de la campaña y a nueve días de las elecciones de 5 de junio, los contendientes por la gubernatura de Quintana Roo intensifican sus acciones de proselitismo, convencidos de que es necesario hacer todo lo posible por el triunfo de sus respectivos proyectos. El tiempo se les acaba.

Sin embargo, como ha venido avanzando el proceso la percepción es que la contienda real es únicamente entre dos: Mara Lezama (Juntos hacemos historia en Quintana Roo) y Laura Fernández (Va por Quintana Roo). Entre Laura Fernández y Mara Lezama. En el orden que cada quien prefiera.

Ambas han demostrado que la batalla no es sólo para dejar en los electores sus respectivas propuestas; también es por generar la percepción de que ambas pueden ganar. De allí que a lo largo de la campaña las dos han recurrido a los actos masivos, multitudinarios, para mostrar que tienen simpatizantes y estructuras competitivas con poder de convocatoria y de movilización.

Su presencia en medios de comunicación convencionales y en redes sociales igualmente es al tú por tú.

Las encuestas han sido también elemento de propaganda a lo largo de la campaña. Ambos equipos las han difundido para generar confianza en sus seguidores y para intentar convencer a los electores indecisos.

¿Cuánto servirán las encuestas? ¿Cuál será su impacto real el 5 de junio? Nadie lo sabe bien a bien.

¿Cuáles son más increíbles? Eso lo decide cada persona que las ve.

¿Realmente retratan la preferencia electoral del momento? Lo sabremos el 5 de junio.

Por lo pronto, como se ha apuntado en otras ocasiones, es útil para la democracia que haya competencia real, que dos o más contendientes realmente compitan con posibilidades de triunfo. Y eso está ocurriendo en Quintana Roo.