La contienda por la gubernatura

Con el gobierno de Carlos Joaquín en picada, no se ve que la alianza PAN-PRI-PRD pueda construir alguna candidatura competitiva

 
A POCO MENOS de un año de distancia del primer domingo de julio del próximo año, en el que se llevarán a cabo las elecciones de gobernador de Quintana Roo, las condiciones son de una balanza claramente cargada hacia el triunfo de quien abandere al Movimiento de Regeneración Nacional y sus aliados, con pocas probabilidades de que sus opositores construyan una candidatura ganadora o por lo menos altamente competitiva en el poco tiempo que resta.

Las circunstancias todavía permitieron que el MORENA ganara las elecciones recientes aun sin cuidar la legitimidad de sus candidatos, colgados de la popularidad y el cariño que la gente prodiga al presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, éstas podrían cambiar. Los abusos cansan. Los opositores también podrían tener un momento de generosidad colectiva y coincidir desde las bases en un proyecto común, acorde con los anhelos y necesidades de las mayorías.

Luego de la desastrosa campaña por la gubernatura para las elecciones de 2016 que culminó con la derrota de su dilecto amigo Mauricio Góngora Marrufo, del PRI y sus aliados ante Carlos Joaquín González del PAN-PRD, el exgobernador Félix González Canto no tuvo empacho en buscar acercarse a la familia Joaquín luego de los insultos y desplantes que prodigó en el proceso electoral, incluso contra el respetado y ya finado Nassim Joaquín. Hábil, siempre dispuesto a todo, buscó a Pedro Joaquín Coldwell para proponerle construir la candidatura de su hijo Pedro Joaquín Delbouis como sucesor de Carlos Joaquín en la gubernatura.

Así, el hijo del exsecretario de Energía del país, exgobernador de Quintana Roo, exsenador, y un largo etcétera, fue proclamado candidato a la presidencia municipal de Cozumel, el reducto familiar, y ganó holgadamente las elecciones de 2018. El paso siguiente era alcanzar la reelección del gobierno de la emblemática isla, pero las circunstancias ya habían cambiado con Andrés Manuel López Obrador como presidente de México y el PRI en picada lo mismo que el gobierno PAN-PRD de Carlos Joaquín. Tan han cambiado las cosas que sorprendió a los entendidos que Pedro Joaquín Coldwell en el cierre de campaña de su hijo prodigó todo tipo de halagos a Félix González, lo cual es el mundo al revés. Pedro Joaquín Delbouis en el inicio de su campaña cometió un error de rudeza excesiva, innecesaria y clasista que trascendió incluso el MORENA y a sus seguidores, siendo derrotado por la morenista Juanita Alonso Marrufo.

Ahora lleva la derrota a cuestas. Podría servirle de acicate o de lastre. Si como es previsible PAN-PRI-PRD irán en alianza por la gubernatura, tendrá que imponerse en las internas. En el PRI ha levantado la mano Arturo Contreras, cuyo momento político ya fue y no volverá. El PAN tiene a la senadora Mayuli Martínez que carga con el peso atroz de la estruendosa derrota de “Va por Quintana Roo” en el proceso electoral reciente, donde perdió las cuatro diputaciones federales y ocho de once presidencias municipales. El otro panista que ha levantado la mano (parece broma pero es en serio) es Eduardo Martínez Arcila, cuestionadísimo diputado local. Y finalmente el PRD tiene a Jesús Pool Moo, prototipo de saltimbanqui que obtuvo un poco más de 50 mil votos en la contienda por la presidencia municipal de Benito Juárez, muy lejos de los poco más de 101 mil de la verde-morenista Mara Lezama.

La capacidad política-económica de Pedro Joaquín Coldwell está fuera de toda duda y si está decidido a construir una candidatura fuerte, competitiva de su hijo, puede logarlo. Por de pronto ya comenzaron a circular encuestas en las que muestran a Pedro Joaquín Delbouis como el mejor posicionado fuera del MORENA. Ya se sabe que las encuestas las cucharea quien las paga.

Félix González juega con todos, pero prevalecerá su alianza con el Niño Verde Jorge Emilio González y su apuesta es por Mara Lezama. Es sintomático que uno de sus protegidos predilectos, también el más desacreditado, al que le inventó una carrera política y lo hizo presidente del PRI estatal, diputado federal y diputado local, Raymundo King de la Rosa, ya abandonó las filas de Marybel Villegas y está “trabajando” para Mara Lezama, igual que el veterano político Eduardo Ovando Martínez, quien tuvo una humillante derrota como candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez representando a Movimiento Ciudadano, donde obtuvo menos del dos por ciento de los votos y no alcanzó regiduría por mucho. Con esos “activistas” en el sur es previsible la cosecha de la señora Mara Lezama.


Avanzan trabajos para la apertura de las zonas arqueológicas Ichkabal y Paamul 2
Ayudarán a fortalecer el turismo rural, con el respaldo del Presidente López …
Comentarios… SIN/ El show de Chepe Canul
Nomás llega con su séquito a posar para las fotos (que le …
Sigue desaparecido hombre levantado en la colonia Italia
Corporaciones policíacas desplegaron operativo pero no ubicaron a los plagiarios CHETUMAL.- Un …
Con automóvil y motocicletas, Ayuntamiento de Tulum premia a contribuyentes cumplidos
Mediante sorteo se determinó a los ganadores por su pago oportuno del …

4t amlo bacalar cafe fc campo cancun cancun fc carlos joaquin Carlos Joaquín el peor remedio chetumal cj corrupcion covid19 dr pech elecciones elecciones 2021 fcp Florentino Balam futbol gobierno del cambio ieqroo Inter Playa isla mujeres jorge portilla Juan ortiz liga de expansion liga expansion liga premier luis torres mara lezama Morena OPB pan pioneros cancun playa del carmen prd pri Puerto Morelos quintana roo sarscov2 sedarpe tercera division tulum tulum fc zona maya